La leyenda del luchador borracho

Título: La leyenda del luchador borracho. Autor: Gerardo Santos Bocero. Género: Ensayo Cinematográfico. Páginas: 216. Fecha de publicación: Octubre 2014. Editorial: Diábolo Ediciones.

La modestia, qué duda cabe, es una virtud que no se encuentra a menudo entre los hombres, especialmente entre los que deciden dedicar su vida a la escritura y, más concretamente, al ensayo cinematográfico. Pero del mismo modo que podemos considerarla una virtud, la modestia también puede suponer un hándicap para encarar proyectos ambiciosos y hacer de ellos obras definitivas, de referencia, imprescindibles. 

Por lo que sé y por lo poco que he podido tratar con él, Gerardo Santos Bocero es un tipo modesto, sencillo, de gustos exquisitos pero de expresión sencilla y accesible. Alguien que, poco a poco y sin hacer demasiado ruido (que es la clave para triunfar a largo plazo), se está abriendo hueco en el panorama de los libros de cine de nuestro país, con dos libros publicados en apenas un año (el otro es Don Coscarelli. Phantasmas, momias y otras bestias, de Tyrannosaurus Books), otros dos en lista de espera y un puñado de ideas en la recámara. Alguien que, me consta, escribe con rapidez y entusiasmo, con pulcritud y eficacia. Esas virtudes están presentes en su primer libro, La leyenda del luchador borracho, pero quizá sea esa misma modestia la que le ha impedido profundizar un poco más en su objeto de estudio, quedándose en lo superficial y no aportando realmente nada nuevo a lo ya conocido.

Esto no debería suponer un problema cuando la bibliografía sobre Jackie Chan en nuestro idioma era inexistente hasta el momento. O casi... porque en el libro John Woo y el cine de acción de Hong Kong (Glénat Ediciones, 2000), Pedro J. Berruezo (o John Tones, como es más conocido) se servía de medio centenar de páginas para repasar con su habitual elocuencia la filmografía de Jackie hasta ese momento, añadiendo en un espacio tan reducido una cantidad de datos y de análisis fílmico casi más contundente que lo conseguido por Santos Bocero en sus 216 páginas (eso sí, profusamente ilustradas y a todo color, aunque es una pena que la edición no utilice los carteles ni las carátulas originales españolas). Empero, sin ánimo de hacer agravio comparativo, el hecho de ser el primer libro íntegramente sobre Jackie Chan publicado en nuestro país ya es una noticia feliz para todos los que, en mayor o menor medida, hemos seguido la carrera del actor y director oriental. 

La estructura es tan simple como efectiva: repasar, una a una y de manera cronológica, cien películas que cubren de manera casi íntegra la filmografía de Chan, comenzando por sus papeles de extra o villano en cintas de Bruce Lee u otras mucho más oscuras, siguiendo por su etapa de máximo estrellato en Hong Kong y en los videoclubes de medio mundo, continuando por el salto definitivo a Hollywood y culminando con su regreso a China para encarar una etapa crepuscular de su carrera que, no obstante, todavía ofrece fogonazos del viejo estilo jackiechan que le hizo famoso. Por lo tanto, como guía de visionado para los que quieran ahondar más en la carrera del actor, especialmente si se es algo neófito del tema, La leyenda del luchador borracho resulta un libro útil y divertido. Sin embargo, y aludiendo a la modestia a la que hacía mención al comienzo de esta reseña, también hay que decir que este trabajo está lejos de ser el volumen definitivo sobre la obra de Jackie Chan, al no detenerse demasiado en el análisis de esa filmografía como conjunto, ni contextualizarla debidamente en su tiempo ni en su género, aislándola de un marco más general para ceñirse a uno demasiado particular que hace que, en ocasiones, las reseñas de algunas de las cintas se limiten a un breve resumen del argumento y, a continuación, una enumeración descriptiva de las locuras que comete Jackie a lo largo del metraje o de las peleas en las que se ve envuelto.

Ignoro hasta qué punto esto se debe a imposiciones editoriales o a la voluntad de Gerardo Santos Bocero, pero hay fragmentos del libro en los que muchos fans acérrimos y veteranos de Jackie Chan sentirán que lo que tienen entre manos les sabe a poco. Y no dejarán de sorprenderse ante la ausencia de comentarios que muestren algo más de conocimiento sobre el star system del cine de Hong Kong o de las artes marciales. Esto no deja de ser una pena, sobre todo porque he tenido ocasión de leer otros textos firmados por el autor y en ellos sí que se muestra bastante más informativo y analítico. Quizá se deba a que es su primer trabajo publicado y a que esa modestia se ha acabado trasladando a las páginas del libro en forma de timidez. Y seguramente por ello no logra aportar algo más de luces y sombras sobre una carrera, la de Chan, llena de películas dignas de un estudio más pormenorizado. 

Quizá es pedirle al libro más de lo que realmente pretendía ofrecer, y eso es algo injusto en lo que a veces caemos cuando analizamos una publicación pensando más en lo que nos gustaría haber leído que en lo que, de hecho, hemos leído. Pero, en cualquier caso, es digno de elogio el esfuerzo de Gerardo Santos Bocero por concretar un proyecto así y de Diábolo Ediciones por publicarlo. Quizá, en el futuro, haya otra ocasión de estudiar más detenidamente la filmografía de Jackie Chan. Pero de momento, y a pesar de las pegas que puedan haber leído ahora mismo, es un trabajo que ningún fan del actor se debería perder. Porque, como mínimo, les servirá de acompañamiento y de excusa para volver a visionar algunos de los títulos de los que habla Santos Bocero. Y tener un motivo para reencontrarse con Jackie Chan nunca puede ser malo.

Comentarios

Publicar un comentario