Semana de Retumbalibros (VI): Bronson's Loose!


Paul Talbot
iUniverse, 2006
166 páginas

Como le explicaba al Víctor Castillo en la entrevista que me ha realizado recientemente en Ninja Vs. Commando a propósito de Applehead Team Creaciones, cuando descubrí que existía un libro dedicado exclusivamente a analizar la saga Death Wish me estalló la cabeza. Para los que tenemos la suerte de saber un poco de inglés (el suficiente, al menos, como para atrevernos a leer un libro directamente en el idioma de Shakespeare), existe un mundo enorme de posibilidades más allá del panorama editorial de nuestro país. Basta con pasearse un rato por Amazon.co.uk o Amazon.com para ponerse a llorar. Pero, ante eso, sólo hay dos opciones posibles, y ambas comienzan por secarse las lágrimas: 1) aprender inglés; 2) escribir libros que sean tan específicos como esos que ves editados en el extranjero y que nadie más ha escrito en España. Yo he optado por tomar las dos opciones e ir a tope con ellas. 

Paul Talbot es un tipo que también le echa huevos al tema: cineasta cutre y colaborador en varias webs especializadas, Talbot se ha ganado eternamente mi respeto por escribir este pequeño pero jugoso libro, escrito con un lenguaje llano y accesible, lleno de anécdotas relatadas por gente que trabajó con Bronson (como Andrew Stevens, autor del prólogo), curiosidades sobre todas las películas de la saga (en España, cronológicamente: El justiciero de la ciudad, Yo soy la justicia, El justiciero de la noche, Yo soy la justicia II y El rostro de la muerte, en EEUU simplemente Death Wish del 1 al 5) y un retrato de lo más entrañable del bueno de Charles Dennis Buchinsky, Bronson para los fans, Paul Kersey por lo que respecta al personaje que encarna en las cintas analizadas en este libro. Tan duro fuera como dentro de la pantalla, el amigo Charlie era también un hombre sensible que prefería jugar con los hijos de los productores en lugar de tomar copas con ellos, que estaba profundamente enamorado de Jill Ireland y que era de pocos amigos, que podía ser el tipo más tozudo y serio sobre el planeta pero también el más encantador y simpático si se encontraba cómodo con alguien. 

Quizá lo más gracioso de todo esto sea que nunca he sido demasiado fan de Charles Bronson. Es alguien a quien respeto, a quien reconozco una presencia escénica incomparable y que tiene grandes películas en su filmografía. Pero es una filmografía a la que he llegado tarde. Quizá porque, como también decía en la entrevista a la que hacía mención al comienzo de este post, era alguien que me parecía demasiado mayor como para ser un héroe con el que quisiera o pudiera empatizar. Así que, en realidad, me acerqué a este libro más por trabajo que por haber sido siempre un fan acérrimo de la saga Death Wish. Pero ahora, después de leerlo, ahora que peino canas y a veces me crujen los huesos cuando me levanto de la cama por las mañanas, ahora que de vez en cuando me gustaría coger una escopeta y acabar con tanto hijoputa como anda suelto por ahí, siento la necesidad de recuperar el tiempo perdido y descubrir a Bronson desde otro punto de vista. Así que gracias, Sr. Talbot. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Golpe de estado

La leyenda del luchador borracho

Diez terrores para Halloween (II)