Semana de Retumbalibros (IV): Prosa Inmortal


VV.AA.
Prosa Inmortal Ediciones, 2013
194 páginas

Continuando la Semana de Retumbalibros después de haber reseñado Círculo Interno, primera película de John Tones y Noel Ceballos, me encargo ahora de una referencia literaria en la que también aparecen ambos titanes: la antología de relatos de ficción Prosa Inmortal que, en su primer número, toma como leit-motiv Los Horrores de la Ciencia

La idea nace del propio Tones y de Francisco Serrano, quienes después de ser los responsables de dos novelitas tan requetemajas como Nigromancia en el reformatorio femenino y Perros del desierto, se aliaron para formar Prosa Inmortal Ediciones y publicar lo que ellos denominan "una revista literaria monográfica de periodicidad semestral". Con portada de Juan García y una ilustración interior de Guillermo Mogorrón, lo que encontramos en este primer número es pura pasión por las letras, exhibida por un grupo de autores jóvenes y furiosos que reflexionan sobre terrores antiguos que mutan y se funden con la modernidad mejor entendida. Además, un magnífico ensayo final escrito con erudición, didactismo y elegancia por Álvaro Arbonés, titulado Entre los límites de la ciencia y la humanidad.

En cuanto a los relatos, y como suele suceder en todas las antologías, hay de todo y no todo es tan bueno, pero en líneas generales nos encontramos ante una lectura sólidaGooglido (Cory Doctorow) nos habla sobre los peligros de vivir en Internet y es un gran relato para abrir la antología. El jardín que apenas recuerdas (Noel Ceballos) resulta demasiado críptico y denso en comparación con la ágil prosa que exhibe Ceballos en sus análisis culturales, pero sigue siendo interesante. El superhombre (Alberto Haj-Saleh) es un relato de ciencia-ficción de corte y estilo clásicos, muy agradable. El átomo al servicio de los brujos (Santi Pagés) mezcla con incuestionable habilidad la pasión de su autor por la Historia y el Ocultismo. Fuego amigo On (Javi Sánchez) hace lo mismo, pero con los videojuegos y las nuevas tecnologías. El hotel infinito (Francisco Serrano) es una muestra más del talento de Serrano para concebir historias absorbentes y directas. Algún tipo de utilidad (John Tones) combina el relato distópico con los horrores cósmicos. Finalmente, Ex Deo Maquina (Guillermo Zapata), nos deslumbra con una insólita mezcla de Historia reciente española y ciencia-ficción.  

Si bien no inmortal (por culpa de algunas erratas que la afean demasiado), la lectura de esta antología sí perdura en el recuerdo y, de hecho, no os extrañéis si meses después de cerrar la última página os descubrís de repente ansiando más. Crucemos los dedos para que Prosa Inmortal 2 llegue pronto...

Comentarios

Entradas populares de este blog

La leyenda del luchador borracho

Golpe de estado

Diez terrores para Halloween (II)