Entradas

Mostrando entradas de julio, 2013

Zarafa (Íd. Rémi Bezançon & Jean-Christophe Lie, 2012)

Imagen
En Thai Dragon (Tom yum goong, Prachya Pinkaew, 2005), el entonces emergente Tony Jaa interpretaba a Kham, un joven criado en una pequeña aldea de la jungla tailandesa que debía embarcarse en una aventura cuando, de manera cruel, unos piratas del marfil le robaban sus elefantes y se los llevaban a Sidney, Australia. El muchacho emprendía entonces un viaje cargado de peligros para poder devolver los paquidermos a su hogar, luchando contra quien hiciera falta para conseguirlo, aunque su vida corriera verdadero peligro en el intento. Con un carácter mucho menos violento pero igualmente primario, ahora nos llega una película animada que parte de una situación similar para acabar convirtiéndose en una bella oda a sentimientos como la amistad, la solidaridad, la constancia, la libertad, el amor o la superación de barreras. Se trata de Zarafa , el primer trabajo conjunto de Rémi Bezançon y Jean-Christophe Lie (este más versado en el campo de los dibujos animados que el pr

Ahora me ves (Now you see me. Louis Leterrier, 2013)

Imagen
Con su quinta película como director, podría decirse que el francés Louis Leterrier ha dado un paso atrás en su carrera ascendente como mercenario de superproducciones hollywoodienses. Aunque, en su caso, eso es algo que nosotros como público tenemos que celebrar más que lamentar. Tras dirigir un poco de tapadillo la verbenera Transporter ( The Transporter , Corey Yuen, 2002), que lanzó al estrellato al infatigable Jason Statham, y consagrarse como uno de los hombres de confianza de Luc Besson con la interesante Danny the Dog ( Unleashed , 2005) y la desopilante Transporter 2 ( The Transporter 2 , 2005), Leterrier pudo dar el gran salto a Hollywood con El increíble Hulk ( The Incredible Hulk , 2008). Este vigoréxico reboot de la fallida franquicia Marvel tampoco fue el taquillazo previsto, pero sí demostró que Leterrier era capaz de desenvolverse dentro de aparatosas superproducciones cargadas de efectos especiales. Eso le colocó al mando del remake de Furia de

Daft Punk: Random Access Memories (Columbia Records / Daft Life. 2013)

Imagen
Más que un simple disco, Random Acces Memories puede considerarse un fenómeno . Y no sólo por el impacto popular que ha tenido el single Get Lucky (número uno en más de veinte países), sino por su condición de rareza dentro del panorama Pop actual, lleno de discos sin personalidad, con producciones sin alma y ninguna vocación de pasar a la historia de la música contemporánea. RAM (abreviando) es todo lo contrario a eso: el cuarto trabajo del dúo francés Daft Punk es el más personal de su discografía , al haber podido hacer por primera vez todo lo que han querido sin ninguna limitación artística ni de medios, empleando de su bolsillo un millón de dólares para grabar sin prisas una odisea musical de 74 minutos que ha pasado por hasta cinco estudios y que ha necesitado de la participación de casi un centenar de músicos o vocalistas para concretarse. Puede que parezca contradictorio el hecho de pensar que este es el disco más personal de Daft Punk cuando es el que más

4:44 Last day on Earth (Íd. Abel Ferrara, 2012)

Imagen
Empecemos con una perogrullada: todos sabemos que vamos a morir, pero casi nadie sabe cuándo va a ser el momento exacto en el que exhale el último suspiro. Ahora, imaginad por un segundo que el mundo tal y como lo conocemos tuviera fecha de caducidad y que todos fuéramos conscientes de ella. Quiero decir, todos sabemos que nada dura para siempre y que es muy probable que la raza humana se acabe extinguiendo, que algún día caiga un meteorito del tamaño de Texas y nos rompa a todos por la mitad o que a los nietos de los nietos de nuestros nietos, llegado el momento, no les servirá de nada la crema protectora factor 10.000 cuando el Sol explote. Pero imaginad que supiéramos que, mañana a las 4:44 horas de la zona Este de los Estados Unidos (lo que supone que para nosotros sería a la hora de la cena más o menos), la humanidad al completo fuera a perecer por culpa de la desaparición de la capa de Ozono provocada por nuestra inconsciencia ecológica. Puede que alguno acabara

John dies at the end (Íd. Don Coscarelli, 2012)

Imagen
No se puede decir que la carrera de Don Coscarelli sea demasiado prolífica ni variada: desde que debutara en 1976 con el drama Jim, the World’s Greatest , sólo ha dirigido nueve películas más y un episodio para la serie de televisión Masters of Horror ( Incident on and off a mountain road , 2005). De sus diez cintas, tres de ellas son secuelas de su mayor éxito, Phantasma (1979), con la que se hizo famoso y que, durante un tiempo, hizo de él una de las grandes promesas del terror norteamericano. De hecho, fue tal el impacto de dicho largometraje que, pese a que otros de sus proyectos no resultaran tan exitosos (las simpáticas El señor de las bestias , de 1982, y Escuela de supervivencia , de 1988), Coscarelli ha seguido contando con cierto beneplácito entre el fandom más nostálgico y menos exigente, aunque con la indiferencia de la mayor parte de la crítica. En un giro de improviso que nadie supo anticipar, apareció de la nada un perro verde, una bendita anomalía, una sugerente r

El increíble hombre pensante (Homenaje a Richard Matheson)

Imagen
Casi todos los que nos hemos acercado a la escritura creativa en algún momento de nuestras vidas y, sobre todo, los que de alguna manera hemos pretendido hacer de ello algo más que un pasatiempo, compartimos un sueño común: ser capaces de escribir esa historia que conecte con un gran número de lectores y que, al mismo tiempo, sea capaz de hacerles reflexionar, sentir, vibrar y emocionarse. No se trata sólo de un interés crematístico, sino que detrás de ello está también la necesidad de comunicar, de inventar mundos o de hablar sobre el existente desde nuestro prisma particular. Buscamos una manera propia de narrar y de dar salida a esa imaginación que, a veces, no nos deja en paz y que en otras ocasiones, habitualmente cuando más se la necesita, hace caso omiso a nuestras súplicas y nos deja abandonados en mitad de la inopia. La mayoría no consigue nunca dar con la clave, encontrar esa gran historia que le sirva para darse a conocer y poder empezar a vivir de sus pa

Twixt (Íd. Francis Ford Coppola, 2011)

Imagen
El regreso de Francis Ford Coppola a la dirección cinematográfica en el siglo XXI, desde que se retirara temporalmente del oficio a finales de los noventa para dedicarse a sus viñedos, puede tildarse de todo menos de convencional. Inesperada, decepcionante, independiente, anti-sistema, libre, anárquica, joven, irregular, sorprendente… son adjetivos que se han visto adheridos a la mayoría de las opiniones que se han vertido sobre las polémicas El hombre sin edad ( Youth without youth . 2007) y Tetro (2009). Estas películas abrieron el debate entre la crítica y el público sobre si Coppola habría perdido su capacidad de convicción, sobre si el haber pasado la barrera de los setenta años de edad era algo que pesaba demasiado sobre sus hombros y se traducía en su cine tomando la forma de cierto cansancio… o peor, de algún tipo de disfuncionalidad narrativa. Dirigir, antes de entrar en la treintena, una obra perdurable de las características de El Padrino ( The Godfather

FarCry 3: Blood Dragon (Ubisoft, 2013)

Imagen
Digámoslo ya: FarCry 3: Blood Dragon es el videojuego al que todo lector de Retumbarama! le gustaría jugar. Dicho esto, si todavía no conocéis el juego, lo más sensato que podríais hacer ahora mismo sería dejar de leer, localizarlo y haceros con él, conectar vuestro mando y dejaros arrastrar por este torrente de ochenterismo bien entendido, acción imparable y humor macarra . Porque un videojuego que utiliza la imagen remozada de un Michael Biehn en plan cyborg, un ninja y un dragón disparando rayos láser por los ojos es Amor, pero afortunadamente la inmersión retro no se queda en la portada ni en los aspectos más superficiales del juego, sino que su espíritu de fiesta nostálgica (sin lágrimas) está impreso en su código genético, marcando a fuego su estética, su mecánica y su narrativa. Este caramelo virtual utiliza las técnicas del presente para hacernos regresar a la manera en la que se veía el futuro en el pasado, cuando 2007 era una cifra que sonaba a ciencia

La bajona.

Imagen
Sábado, 22 de junio de 2013 . Me siento delante del ordenador para intentar dar con alguna idea que me sirva para escribir la columna de este mes. Ya voy tarde. Esto era para ayer. Y a María le puede dar el telele si el lunes no tiene mi correspondiente crónica en la bandeja de entrada de su correo. Mientras intento dar con la idea, caigo en la cuenta de que hace bastante tiempo que no voy al cine, así que entro en Internet y miro la cartelera de Badajoz, a ver qué ponen. Sala 1: Trance , de Danny Boyle. Hmm, puede ser interesante, tiene pinta de thriller loco y Rosario Dawson (para mí) siempre es un plus. Pero me da mucha pereza tener que verla doblada, así que la descarto. Sala 2: Monstruos University en 3D. El 3D de Badajoz es una estafa (como el de casi todas partes) y la peli tiene pinta de ser una mera excusa para volver a vender muñecos de Sulley y Mike Wazowski. Paso. Sala 3: El Hombre de Acero . De entrada, ya me toca las narices que no la