The Lords of Salem (Íd. Rob Zombie, 2012)



Enfrentarse a la nueva película de Rob Zombie supone entregarse sin reparos a un circo del horror de tres pistas, con brujas, cabras y enanos. Es eso o morir en el intento, rebotar en el colchón de provocaciones que el director tiende ante nosotros y acabar despanzurrado en el suelo sin haber entendido nada. Porque si algo deja claro esta cinta es que Zombie no ha filmado su largometraje pensando en contentar al público mayoritario, ese que se conforma con que le asusten dos veces durante noventa minutos y que le mantengan el resto del tiempo embobado ante una nadería absoluta que parece grabada con un teléfono móvil. Es curioso que sea Oren Peli, perpetrador de esa moda por culpa de Paranormal Activity (Íd. Oren Peli, 2007) y sus secuelas, uno de los productores de The Lords of Salem, ya que tanto el estilo como las intenciones de una y otra cinta no pueden ser más distintos. Huyendo de ese falso amateurismo y de esa tendencia a llenar metraje de manera gratuita, Zombie ha hecho con The Lords of Salem una aproximación perturbadora, absorbente y mágica al cine de terror satánico, utilizando todos los recursos del medio audiovisual para sumirnos en un estado onírico en el que cualquier cosa es posible y devolviéndonos a los tiempos de Méliès, de los seriales, de la simpatía por el Diablo de finales de los sesenta y principios de los setenta. Estamos ante un largometraje en el que cada plano está cuidado de manera obsesiva y en el que el guión pasa a un segundo lugar en beneficio de los recursos expresivos de la imagen y el sonido, elemento este que juega un papel importantísimo tanto en el argumento como en la capacidad de la película para manipularnos, inquietarnos y provocarnos terror.

Se puede discutir si algunos de los logros de Zombie son propios o si ha robado demasiado de los clásicos, eso es un hecho y es algo que el director viene arrastrando desde que debutó en el cine con La casa de los 1000 cadáveres (House of 1000 corpses. 2003). De hecho, durante el visionado de The Lords of Salem acudieron a mi mente La semilla del Diablo (Rosemary's baby. Roman Polanski, 1968), La lluvia del Diablo (The Devil's rain. Robert Fuest, 1975), La centinela (The sentinel. Michael Winner, 1977) o El Resplandor (The Shining. Stanley Kubrick, 1980), película que el propio cineasta cita como un referente importante cuando dice que es "como si El Resplandor hubiera sido dirigida por Ken Russell". Pero, más allá de estas posibles influencias y del arsenal de guiños que lanza al espectador entendido a través de su reparto (ahí están Meg Foster, Patricia Quinn, Ken Foree, Dee Wallace, unos fugacísimos Sid Haig, Michael Berryman y Barbara Crampton y otros tantos que se han caído del montaje definitivo), la cinta de Zombie posee valor propio e incalculable si somos capaces de ver en ella la maravilla que en realidad es por sí misma, gracias a su inaudita capacidad para llevarnos de la mano por una pesadilla en la que asistimos al triunfo imparable del Mal, al viaje a través de la madriguera de una Alicia que cruza la puerta de sus deseos ocultos y se adentra tan al fondo que ya no hay vuelta atrás.

Excesiva, irregular, malsana, hipnótica, barroca, capaz de generar la fascinación más absoluta o el rechazo más violento... Todo eso es The Lords of Salem, además de una película única en el panorama del terror contemporáneo y una obra imprescindible para cualquier aficionado al género con dos dedos de frente, quienes como mínimo deberían darle una oportunidad, aunque es una película tan difícil y arriesgada que incluso los más fervientes seguidores del género pueden verse sobrepasados y no entrar en su propuesta. Yo digo sí. Yo digo "Hell, YEAH!".

.....     

A favor: Resulta imposible mantenerse indiferente ante la película, para bien o para mal, debido al modo en el que consigue afectar al espectador. 

En contra: Cierta pérdida de interés que acontece justo antes del clímax final, además de algunos sustos gratuitos ante los que Zombie parece haber tenido que ceder para no dejar del todo desamparado al fan random.

Valoración:


Comentarios

  1. Ufff, por donde empezar...
    Mira este tio se me metio en el bolsillo con La Casa de los 1000 Cadaveres y Los Renegados del Diablo...me sorprendio haciendo un remake mas que decente e interesante, yo diria que incluso por momentos mejor que la de Carpenter, Halloween.
    Y luego vino el susto. Lo del caballo blanco y su puta madre ( de Mayers ), los viajes oniricos y simbolicos etc etc. El sopor.
    Y ahora esto.
    De verdad que pocas veces se me ha hecho una pelicula mas larga y aburrida.
    Mira, para mi gusto ni siquiera consigue provocar de verdad. Usa mucho simbolo cristiano y mucha parafernalia blasfema....y luego te pone ovispos con falos de goma y a la amiga montando una cabra a lo toro-mecanico. Chorradas.

    Provocador puede que para los cabezas cuadradas de los yankees.
    Ni da miedo, ni da asco, ni incomoda. Abuuuurre tela, eso si.

    Yo ya despues de esta, me borro definitivamente de la lista de fans del Rob Zombie director. Paso de tus malos viajes de LSD, macho...y de tu mujercita que no sabe actuar, ya de paso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Periko, es lo que decía en la reseña: es una película en la que cuesta entrar, pero si lo haces... entras hasta el fondo y te empieza a machacar vivo mientras la ves y todavía después.

      En cuanto a la provocación, yo lo decía más encaminado a la provocación que supone hacer una película de terror así de radical y tan poco complaciente con el público que consume terror habitualmente, no tanto a lo que muestren sus imágenes.

      Siento que no te haya gustado.

      Eliminar
  2. Zombie es un referente ineludible del cine (fantástico) contemporáneo. No me cabe duda de que supera con comodidad al resto de directores de su generación (tipos como Neil Marshall o Alexandre Aja, entre otros. Poca broma).
    A mí Halloween II me pareció demoledora; una gozada que lleva mucho más lejos los logros de su precedente. No me cabe duda de que la polvareda que levantó entre los fans fue totalmente deliberado; como pidiendo perdón por haberse mostrado tan correcto y reverencial en su, por otro lado, estupenda primera parte (entre los cientos de remakes que se han llevado a cabo estos últimos años, uno de los mejores). Un enorme corte de mangas rodado con mucho talento.
    A Lords of Salem le tengo pues unas ganas tremendas. Zombie es un provocador y suele buscar la confrontación con el público. Que el presupuesto haya sido mínimo y la distribución minoritaria y, aun así, haya hecho tanto ruido, son para mí muy buenas noticias.
    La reseña es estupenda, pero ha provocado que la espera a partir de ahora se convierta en un suplicio.¡Quiero verla ya!
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. srdani, esa confrontación de la que hablas entre Zombie y el público es precisamente lo que más me gusta de 'The Lords of Salem', esa actitud de "me la suda lo que esperéis de mí y lo que vayan a pensar los fans, esta es MI película y voy a hacerla como me salga de los huevos". Y luego resulta que, además, me ha encantado lo que ha hecho.

      Pásate de nuevo por aquí cuando la veas y me comentas. Espero que no te decepcione.

      Un saludo.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Golpe de estado

La leyenda del luchador borracho

Diez terrores para Halloween (II)