Entradas

Mostrando entradas de mayo, 2013

Hobo with a shotgun (Íd. Jason Eisener, 2011)

Imagen
Los extremeños hemos cargado siempre con cierto complejo de inferioridad que sigue vigente hoy en día y que tiene su origen en la creencia, bien arraigada también en el resto de la península, de que Cáceres y Badajoz son dos de las provincias españolas más deprimidas económica y culturalmente hablando. El extremeño suele ser visto por los de fuera como una versión sin gracia del andaluz y, más a menudo de lo que debería, suele considerarse a sí mismo un desgraciado, alguien a quien le ha tocado vivir en una tierra que parece demasiado lejos de todo y en la que nunca se hace nada importante. Pero, más allá de rendirnos al axioma de que Extremadura es únicamente tierra de conquistadores, de perpetuar esa imagen que el cine o los medios informativos han dado siempre de nosotros como afectados de miseria y disfunción mental (Las hurdes, tierra sin pan, Los santos inocentes, El 7º día...) o incluso de pedir perdón por haber criado a Bebe, deberíamos empezar a recordar que de aquí también …

Re-Cycle (Gwai wik. Pang Brothers, 2006)

Imagen
Angelica Lee (o Lee Sinje) interpreta en Re-Cycle a una famosa escritora de novelas románticas que se siente bloqueada cuando intenta cambiar el género al que quiere adscribir su próximo trabajo, centrado en el mundo paranormal y alejado de lo que sus fans esperan de ella. En el intento, la joven queda atrapada en una suerte de universo paralelo producto de su imaginación, teniendo que pasarlas canutas para sobrevivir y volver a lo que antes conocía como realidad.

Con esa interesante premisa no es difícil trazar un paralelismo entre lo que le sucede a la protagonista y lo que les ocurría a los propios Hermanos Pang en el momento en el que filmaron la película: famosos por estar entre el grupo de cineastas que desataron la fiebre por el terror oriental en todo el planeta hace unos años, los Pang se veían obligados a contentar a sus fans y darles justo lo que exigían, pero al mismo tiempo bullía en sus adentros la necesidad de dar rienda suelta a su creatividad y abordar premisas distin…

Cosmic Dragon (Carlos Vermut. Caramba Comics, 2012)

Imagen
De las muchas expresiones que La hora chanante, Muchachada Nui y Museo Coconut lograron instalar en nuestro vocabulario hay una que le viene de maravilla a la sensación que provoca la lectura de Cosmic Dragon, de Carlos Vermut. Ésta no es otra que la siguiente: "Quedarse con el culo torcío". Sin necesidad de explicarlo demasiado, ya que creo que todos por aquí entendemos qué quiere decir esto y hasta lo utilizamos de manera habitual en nuestras conversaciones, he de reconocer que mi reacción cuando terminé la última página de este cómic fue pensar justamente eso: "Me acabo de quedar con el culo torcío". Ahora bien, habría que hacer una diferenciación entre la utilización de esta frase con un significado negativo (por ejemplo, "se me ha muerto el canario y me he quedado con el culo torcío") o como justo el contrario, la reacción ante algo que puede resultar agradable y que no esperabas (ejemplo: "esta mañana me han subido el sueldo y me he quedado co…

The Lords of Salem (Íd. Rob Zombie, 2012)

Imagen
Enfrentarse a la nueva película de Rob Zombie supone entregarse sin reparos a un circo del horror de tres pistas, con brujas, cabras y enanos. Es eso o morir en el intento, rebotar en el colchón de provocaciones que el director tiende ante nosotros y acabar despanzurrado en el suelo sin haber entendido nada. Porque si algo deja claro esta cinta es que Zombie no ha filmado su largometraje pensando en contentar al público mayoritario, ese que se conforma con que le asusten dos veces durante noventa minutos y que le mantengan el resto del tiempo embobado ante una nadería absoluta que parece grabada con un teléfono móvil. Es curioso que sea Oren Peli, perpetrador de esa moda por culpa de Paranormal Activity (Íd. Oren Peli, 2007) y sus secuelas, uno de los productores de The Lords of Salem, ya que tanto el estilo como las intenciones de una y otra cinta no pueden ser más distintos. Huyendo de ese falso amateurismo y de esa tendencia a llenar metraje de manera gratuita, Zombie ha hecho con…

Los Turistas (Rui Díaz / Ana Sender. El Verano del Cohete, 2013)

Imagen
Que Rui Díaz es una persona a la que quiero y admiro es algo que ya dejé claro cuando abordé la reseña de su anterior trabajo literario, Seis clases de manzanas. Pero ahora os cuento dos motivos más para tenerle en un altar: primero, que haya sido el responsable (junto con los encantadores Mayte Alvarado y Borja González, Los Ninjas Polacos) de poner en marcha una editorial que nace de la pasión por la literatura y la ilustración a partes iguales, El Verano del Cohete, casa que a partir de ahora editará unos trabajos cuidados al máximo tanto en contenido como en el continente, llevando el concepto de la autoedición a un nuevo nivel de profesionalidad; segundo, que se haya sacado de la manga una novela tan estimulante, concisa y bella como Los Turistas, un trabajo que versa sobre el poder de la ficción para crear mundos y quizá también monstruos, para liberarnos del yugo de la realidad o esclavizarnos bajo su influjo.

Ambientada en un orfanato aislado en mitad de la nada por un tempor…

Me arrepiento del mañana (Enrique Rubio. Sublima Comunicación, 2013)

Imagen
En la época de los libros electrónicos y las tablets, que son herramientas de las que no reniego en absoluto (de hecho, amo a mi Kindle), no puedo hacer otra cosa que celebrar dos tendencias que se están dando con fuerza en el mundo editorial y que confluyen en este tercer trabajo publicado de Enrique Rubio: por un lado, la búsqueda del libro-objeto, del volumen para coleccionistas, del artículo que posee valor no sólo por lo que guarda en su interior, sino también por la manera en la que está presentado; por otro, la autoedición como forma de sacar a la luz unos textos por los que una editorial convencional no se atrevería a apostar, ya sea porque se considera que su target sería demasiado pequeño o porque su contenido podría volar cabezas de los lectores desprevenidos.

Incendiario y tóxico, como ya avisa su insólita portada (en la cual no aparece el nombre del autor y nos obliga a abrir el tapón, como si de una botella se tratara, para poder leer su título), Me arrepiento del mañan…

Retumbarama Micro

Imagen
Los pocos que me leéis habitualmente ya habréis notado que mi actividad en Retumbarama ha bajado considerablemente en las últimas semanas. Algunos de los que me conocéis personalmente ya sabéis por qué. Los que no, sabed que ahora mismo ando (para bien) algo escaso de tiempo libre y, aunque sigo viendo cine con la misma regularidad, a veces me cuesta trabajo encontrar un hueco para escribir reseñas más extensas para el blog. Ahí es donde entra Letterboxd, la bella herramienta con la que uno puede hacer un diario de las cintas que va viendo y que estoy utilizando como si fuera una especie de Retumbarama en versión Micro.

Por supuesto, seguiré con este blog, pero si queréis leer críticas más inmediatas y actualizadas de manera más frecuente, os invito a entrar en mi Letterboxd. Sois todos bienvenidos.

Ir a Retumbarama Micro

En memoria de Chris Kelly.

Imagen
Por alguna extraña razón, el mundo estaba empeñado en matar a Chris Kelly. Conocido por haber sido uno de los dos integrantes del dúo de rap Kris Kross, Kelly llevaba años saliendo al paso de rumores que hablaban sobre su mal estado de salud, sobre una ficticia lucha contra el cáncer o cualquier otra enfermedad que sería la que, supuestamente, le habría generado esa alopecia que a duras penas podía ocultar y que ya empezó a lucir a los diecisiete o dieciocho años, cuando grabó el que sería su último álbum de estudio junto a su compañero Chris Smith, Young, rich and dangerous (1996).

Recuerdo que cuando empecé a utilizar Internet de manera más o menos asidua, en el año 2000, ya se decía que los Kris Kross no volvían a escena porque Chris Kelly había fallecido de leucemia. Tuvo que pasar un tiempo hasta que el rapero volvió a dar muestras de vida cuando reaparició junto a su compañero Smith en la web de una fugaz discográfica, Judgment Records, propiedad de Joe "The Butcher" …