Gangster squad (Brigada de élite) (Gangster squad. Ruben Fleischer, 2013)




En 1991 se estrenaba, a rebufo del éxito en vídeo de Los Intocables de Eliot Ness (The Untouchables. Brian De Palma, 1987), una película que recogía la estética del cine de gánsteres del Hollywood clásico para despojarla de sustancia y convertirse en una cinta de acción al uso titulada El imperio del mal (Mobsters. Michael Karbelnikoff, 1991). Pese a que narraba los años de juventud de 'Lucky' Luciano, Frank Costello, Bugsy Siegel y Meyer Lansky, la película no podía ocultar su condición de simple (y no recuerdo hasta qué punto eficaz) divertimento post-adolescente en el que Christian Slater, Costas Mandylor, Richard Grieco y Patrick Dempsey se lo pasaban pipa con sus trajes de época y sus ametralladoras. Gangster Squad (Brigada de élite) juega en una liga similar: toma la figura de un gánster real, Mickey Cohen, para convertirle en un supervillano de cómic, totalmente on fire y con un maquillaje grotesco, muy parecido, de hecho, tanto en sus maneras como en su apariencia, al Big Boy Caprice que Al Pacino interpretó en Dick Tracy (Íd. Warren Beatty, 1990). Enfrentado a él está un grupo de aguerridos e incorruptibles policías para los que la ley está por encima de todo, aunque a veces tengan que transgredirla para que los hombres malos puedan acabar entre rejas o en una caja de pino. Todo en Gangster Squad es un gran cliché, incluyendo a la mujer fatal a la que encarna sin demasiada convicción Emma Stone, pero atacar la película por este motivo es no entender su propósito, que no es otro que convertirse en evasión pura, en una película de acción con disfraces y decorados que remiten al cine negro, pero que en realidad está filmada como si fuera cualquier actioner contemporáneo, con sus tiroteos a cámara lenta, sus persecuciones destrozonas y sus explosiones gratuitas.      

Lo único que realmente me sorprende de todo este invento es que alguien, después de ver el tráiler y de saber que su director era Ruben Fleischer (Bienvenidos a Zombieland, 30 minutos o menos), esperara encontrarse con un drama criminal de aspiraciones elevadas como L.A. Confidential (Íd. Curtis Hanson, 1997) o Camino a la perdición (Road to Perdition. Sam Mendes, 2002). Puede que incluso alguno de sus protagonistas no supiera exactamente en qué andaba metido (ahí está Josh Brolin como ejemplo, quien parece creer que está actuando en una obra de arte trascendental), pero la mayoría de los implicados demuestran que lo único que pretendían era pasar un buen rato, intentando contagiar ese ánimo al público menos prejuicioso, y que no hay aquí ninguna pretensión de hacer Historia. Es esa intrascendencia la mayor virtud de Gangster Squad, pero también su peor defecto, ya que más allá del carisma de algunos de sus protagonistas, acaba siendo un producto poco memorable y simplemente funcional.     




MOTIVOS PARA VER 'GANGSTER SQUAD':
1)La química (ya contrastada) entre Ryan Gosling y Emma Stone.
2)El uso explícito de la violencia para una historia que lo requería. 
3)El ritmo trepidante de la narración, en la que los personajes siempre se están moviendo de un lado a otro y la acción nunca decae.
MOTIVOS PARA NO HACERLO:
1)No habría estado de más poner un empeño extra en el guión para que pudiéramos percibir que se nos está contando algo en los interludios entre tiroteo y tiroteo.
2)Quizá esto se deba a que el guión tuvo que ser retocado y se tuvieron que filmar escenas adicionales después de que una de las secuencias clave del libreto (un tiroteo en un cine) fuera eliminada tras la masacre de Aurora, Colorado.

Valoración:

Comentarios

  1. Realmente merece la pena ir al cine a verla Pedro? Me ha animado más tu reseña, porque la verdad el póster no me decía mucho.

    Saludos
    JCVDTKD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Depende de lo que esperes de ella, Carlos. Es una película muy entretenida, tiene mucha acción, pero no es realmente memorable, no es de las que permanecen mucho tiempo en la memoria después de verla. Pero como cinta de evasión cumple con creces su cometido.

      Eliminar
  2. Pues había oido hablar muy poco de esta película, la verdad. Me suele gustar esta temática así que tal vez acabe dándole una oportunidad. La comparas con auténticos gigantes, es normal que esté bastante por debajo.

    Además, sale Emma Stone.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, ha pasado bastante desapercibida. Quizá si se hubiese estrenado en 2011, con Ryan Gosling en todas partes acaparando portadas y buenos papeles, la repercusión hubiese sido mayor.

      De cualquier modo, no estoy diciendo exactamente que esté por debajo de esos modelos, sino que, simplemente, es una película que no aspira a medirse con ellos y ahí está parte de su gracia.

      Si además te gusta Emma Stone, seguro que la disfrutas.

      Un saludo.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Golpe de estado

La leyenda del luchador borracho

Diez terrores para Halloween (II)