George Harrision: Living in the material world (Íd. Martin Scorsese, 2011)




He aquí un documental interesante, sorprendente y, sobre todo, necesario. George Harrison: Living in the material world es interesante por presentar el nacimiento de uno de los fenómenos Pop más importantes de la historia, el de un grupo de cuatro chicos que revolucionaron el mundo desde Liverpool y que hicieron que el nombre de un insecto se convirtiese en algo a lo que amar. Es evidente que se ha hablado mucho ya sobre The Beatles, pero Martin Scorsese es capaz de hablarnos del fenómeno como si fuese casi la primera vez que oímos algo al respecto, aportando relatos en primera persona, imágenes inéditas y grabaciones caseras que van trazando un estudio deductivo en el que el foco está primero sobre el conjunto (los conciertos, las apariciones televisivas, el acoso de las fans) y va pasando poco a poco a centrarse en la figura de George Harrison para mostrarnos cómo fue su vida dentro de la vorágine de lo que suponía ser un Beatle. Es sorprendente porque, pese a conmemorar el décimo aniversario de la muerte del cantante y compositor, no es tan amable como cabría pensar: la película no obvia momentos oscuros de la vida de Harrison como sus devaneos con las drogas, el peculiar triángulo amoroso que formó con Patty Boyd y Eric Clapton, sus encontronazos con Paul McCartney (a quien le costaba dejar que Harrison le supusiera una competencia artística y que ya tenía bastante con tener que lidiar con John Lennon), el asalto con violencia que sufrió en su casa y que casi acaba con su vida y la de su familia... Y es, como decía, un documental necesario porque hace justicia a alguien que siempre estuvo a la sombra de Lennon y McCartney e incluso del carisma mediático de Ringo Starr, pero que en realidad escondía detrás de su introspección y modestia tanto o más talento que cualquiera de sus tres compañeros.

Conocer en profundidad cómo era, cómo pensaba y cómo actuaba George Harrison es el mayor atractivo de este larguísimo trabajo (tres horas y media de duración) que mantiene su interés durante el mayor tiempo del metraje, con la excepción quizá del tramo en el que ahonda en la relación del protagonista con el Hinduismo y cómo esta religión afectó a su trabajo y a su manera de entender la vida. No obstante, y pese a que uno acabe un poco saturado del ruido del sitar, es un episodio necesario del que Scorsese no debía prescindir, ya que supuso un antes y un después en Harrison y, aunque abandonaría progresivamente la parte más superficial (la estética, la musical, la ermitaña), esa espiritualidad sería algo que le acompañaría hasta el final de sus días. En definitiva, George Harrison: Living in the material world es un excelente homenaje al hombre que creó Handmade Films y que escribió algunos de los pasajes más bellos de la música Pop gracias a While my guitar gently weeps, Something o Here comes the sun. ¿Qué suponen tres horas y media de nuestro tiempo en comparación con todo lo que Harrison nos dejó?




MOTIVOS PARA VER 'GEORGE HARRISON: LIVING IN THE MATERIAL WORLD':
1)Pone voz al "Beatle silencioso".
2)El abundante material de archivo privado.
3)No sólo se fija en Harrison, sino también en cómo apareció el fenómeno de The Beatles.
4)Las declaraciones filmadas ex profeso para el documental: Eric Clapton, Paul McCartney, Yoko Ono, Ringo Starr, Eric Idle, Terry Gilliam, Olivia Harrison, Dhani Harrison, etc. 
MOTIVOS PARA NO HACERLO:
1)Toda la parte del Hinduismo y el Concierto para Bangladesh se hace un poco cuesta arriba.


Valoración:

Comentarios

  1. A mí los documentales musicales de Scorserse me han gustado todos mucho, desde el de Dylan a este último e incluso algunas peuqeñas joyas a las que cedió su nombre como la serie de Martin Scorserse presents the Blues.
    Muy recomendable.
    Y en cuanto a los sitares... piensa que el maestro del sitar que aparece por ahí es el padre de Norah Jones. Ya sólo por eso se merece todos los minutos que aparece en el metraje, jeje.
    Rui

    ResponderEliminar
  2. Desconocía por completo el dato de Norah Jones. Muy bueno el "Little Broken Hearts", por cierto, un disco que me ganó ya desde la portada.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Golpe de estado

La leyenda del luchador borracho

Diez terrores para Halloween (II)