Entradas

Mostrando entradas de octubre, 2012

Retumbasagas Vol. 1: Venganza.

Imagen
Hace unos años, si nos hubiesen dicho que Liam Neeson se convertiría en uno de nuestros héroes de acción favoritos pensaríamos que nos estaban tomando el pelo. Es cierto que había sido el protagonista de la vibrante Darkman (Íd. Sam Raimi, 1990), en la que demostraba que cuando se cabreaba, se cabreaba a base de bien. También había demostrado que sabía boxear en Big Man (Íd. David Leland, 1990), que podía ser un guerrero romántico escocés en Rob Roy (La pasión de un rebelde) (Rob Roy. Michael Caton-Jones, 1995), incluso que las espadas de todo tipo le sentaban bien, desde los sables lásers de Star Wars: Episodio I - La Amenaza Fantasma (Star Wars: Episode I - The Phantom Menace. George Lucas, 1999) hasta las más convencionales de El Reino de los Cielos (Kingdom of Heaven. Ridley Scott, 2005) y Batman Begins (Íd. Christopher Nolan, 2005). Pero nada nos había preparado para verle siendo el protagonista absoluto de una película de acción y, menos aún, para que consiguiera borrar a base …

CPV: Siempre (Boa, 2012)

Imagen
Cuando, en 1998, los aficionados al Rap en Castellano escuchábamos el Grandes Planes de CPV, poco podíamos sospechar que tendríamos que esperar la friolera de catorce años para volver a tener en nuestras manos material nuevo de los anteriormente conocidos como El Club de los Poetas Violentos. Durante todo este tiempo, el combo (integrado por Paco KingEl MeswyJota MayúsculaMr. Rango,Kamikaze Supernafamacho), además de darnos algunas referencias notables con sus trabajos en solitario, ha llevado a cabo algunos intentos de regreso gracias a esporádicas reuniones en forma de apariciones especiales en varios festivales y conciertos. La recepción de estas reuniones dejó claro que, aunque las modas actuales pasen por los MCs más jóvenes y temas más frívolos, había un sector más veterano dispuesto a comprar un nuevo álbum del grupo de Rap más importante de la historia del género en nuestro país.

Por eso, porque la espera ha sido demasiado larga y porque cada nuevo trabajo de CPV es (…

Artillería pesada: los brazos fuertes nunca mueren (2).

Imagen
Fanático como soy del cine de acción de los 80 y 90, no puedo estar más feliz: el post que dediqué hace un par de meses a los nuevos trabajos de Van Damme, Schwarzenegger y Stallone se convierte ahora en el que, espero, sea el primero de una larga serie en la que iré comentando las novedades relacionadas con los action-heroes de la vieja escuela. Y es que, para sorpresa y alegría de muchos, las carreras de los reyes del género siguen vivas y, por mucho que ahora no llenen salas ni reinen en las estanterías de los videoclubs como lo hacían dos décadas atrás, somos muchos los que les seguimos apoyando y celebrando sus nuevos trabajos como si fueran una fiesta. 

El Soldado Universal contra los Aliens Comenzamos con Van Damme, que para eso es mi favorito. El belga está últimamente que lo tira: todavía está recibiendo las mejores críticas de Los Mercenarios 2 (The Expendables 2. Simon West, 2012), donde sobresale con su papel de Jean Vilain por encima del mayor plantel de titanes del múscu…

The King of Kong: A fistful of quarters (The King of Kong: A fistful of quarters. Seth Gordon, 2007)

Imagen
El 24 de marzo de 1975, los espectadores que se encontraban en el el Coliseo de Richfield (Ohio, Estados Unidos) vibraron de emoción al ver que el semidesconocido Chuck Wepner conseguía aguantarle quince asaltos al campeón Muhammad Ali en un combate que muchos pensaban que sería una masacre. Esa prueba de fortaleza física y mental fue la que inspiró a Sylvester Stallone para escribir la historia de Rocky(Rocky. John G. Avildsen, 1976), generando una de las sagas más emblemáticas del cine norteamericano del siglo XX y creando un personaje que pasaría a la historia de la cultura pop. Fue esa épica del perdedor que escondía dentro de sí un luchador inquebrantable la que conquistó a Stallone y, después, a la audiciencia. Y es esa épica la que hace de The King of Kong: A fistful of quarters la gran película que es.

Esto no es simplemente un documental sobre la historia de los primeros arcades, sobre los jugadores pioneros que se convirtieron en estrellas al crear unos records que serían l…

Looper (Looper. Rian Johnson, 2012)

Imagen
En un momento clave de Looper, el personaje interpretado por Bruce Willis le dice al encarnado por Joseph Gordon-Levitt (que, en realidad, son el mismo) algo así como que no va a discutir con él sobre los viajes temporales, que no se va a poner a "hacer diagramas y toda esa mierda" porque en realidad "todo eso no tiene importancia" y que a él lo único que le preocupa es salvar a la mujer de la que estaba enamorado y que ha sido liquidada. Es un buen resumen de las intenciones de Rian Johnson a la hora de encarar esta propuesta: los elementos de relevancia en la película son los emocionales, sirviéndose de la ciencia-ficción como marco para desarrollar una historia en la que los sentimientos y las pulsiones de los personajes tienen mucha más importancia que las teorías científicas e incluso que la acción. Esto explica la virulenta reacción de muchos fans de Bruce Willis, que quizá esperaban algo en la línea de las muy disfrutables Los sustitutos (Surrogates. Jonath…

La fría luz del día (The cold light of day. Mabrouk El Mechri, 2012)

Imagen
Después de sorprender a propios y extraños con aquella maravilla que fue JCVD (JCVD. 2008), el francés Mabrouk El Mechri cargaba sobre sus hombros la presión de continuar su carrera con una película que consiguiera que, aún sin contar con la magnética presencia de Jean-Claude Van Damme en aquella, demostrase que su calidad como director estaba por encima del carisma de sus protagonistas. Cuando supimos que La fría luz del día contaría con la participación de Bruce Willis no es que esperáramos otro ejercicio deconstructivo y autoreferencial como el que El Mechri llevó a cabo con Van Damme, pero sí que sentimos una comprensible decepción al saber que Willis no sería el protagonista, sino un secundario, recayendo el papel principal en Henry Cavill, el futuro Superman de Zack Snyder.

Una vez pasado el susto de los primeros minutos y ya asumiendo totalmente que esta vez no será John McClane el que tendrá que sudar la camiseta, lo cierto es que la película no está, ni mucho menos, tan mal …

Icarus (Icarus / The Killing Machine. Dolph Lundgren, 2010)

Imagen
Que Dolph Lundgren no es ningún cachas sin cerebro es algo que atestigua su impresionante historial académico: se graduó en Ingeniería Química por la Universidad de Estocolmo y después consiguió una Beca Fulbright en Matemáticas en el MIT (Instituto de Tecnología de Massachusetts). Las cosas de la vida (¡Grace Jones!) le llevaron a probar fortuna en el mundo de la moda y de ahí al cine, donde descubrió su verdadera vocación y se mantuvo unos años en un pico de cierta popularidad encarnando tanto a héroes como a villanos (sus trabajos más memorables, sin duda).

Ahora, en una época en la que el cine de acción pura y dura es una nota a pie de página en la sección de videoestrenos de una revista de cine o, con suerte, un raro acontecimiento como Los Mercenarios 2 (The Expendables 2. Simon West, 2012), Dolph Lundgren ha encontrado una manera de seguir encadenando proyectos aplicándose lo siguiente: "si los directores ya no se acuerdan tanto de ti, dirige tus propias películas". …

Cy Warrior (Cyborg, il guerriero d'acciaio. Giannetto De Rossi, 1989)

Imagen
De todas las explotaciones italianas de los ochenta, Cy Warrior es probablemente una de las más idiotas que he visto. Sé que esto son palabras mayores, teniendo en cuenta lo mucho y muy loco que se hizo en el país de la bota durante esa década, pero hay algo que hace a este caso más sangrante que los demás: mientras que clásicos elementales de mi educación cinéfaga como Robowar(Robot da guerra. Bruno Mattei, 1988) o Destroyer: Brazo de acero (Vendetta dal futuro. Sergio Martino, 1986) buscaban sólo convertirse en imitaciones apañadas y mediterraneizadas de sus referentes, Cy Warrior pretende robar algunos de los hallazgos visuales de Terminator (The Terminator. James Cameron, 1984) y, además, y aquí está lo malo, hacer drama con unos personajes de chichinabo interpretados por actores de tercera fila. La diferencia (la más importante, vaya, porque sabemos que hay muchas) es que en el caso de James Cameron teníamos una interesante historia de amor con ecos trágicos entre Sarah Connor y…