Entradas

Mostrando entradas de septiembre, 2012

La Tierra contra los platillos volantes (Earth vs. the Flying Saucers. Fred F. Sears, 1956)

Imagen
En 1989 el italiano Giuseppe Tornatore nos regalaba una película que no por moñas vamos a dejar de querer: Cinema Paradiso se convirtió en una de las cintas más emotivas de finales de los ochenta, una declaración de amor hacia esa gran cosa llamada Cine que tanto ha hecho por llenar las grises vidas de individuos como el que esto suscribe. Aunque me cueste reconocerlo, a servidor todavía se le escapa la lagrimilla cuando ve ese desfile final de besos robados y otrora prohibidos por la vomitiva censura fascista. Pero ese es otro tema… 
En ese mismo 1989 Joe Dante andaba metido en una cinta que me gusta aún más que Cinema Paradiso, esa delicatessen que fue No matarás al vecino (The 'burbs) y que mantiene su efectividad por mucho que pasen los años. Pero Dante, quien apuesto a que está aún más enamorado del cine que Tornatore, se permitió el lujo en 1993 de estrenar su propia carta amorosa dedicada al celuloide, posando su mirada sobre un cine menos prestigioso que, sin embargo, es el…

Redada asesina (The Raid / Serbuan maut. Gareth Evans, 2011)

Imagen
En 1989 el italiano Giuseppe Tornatore nos regalaba una película que no por moñas vamos a dejar de querer: Cinema Paradiso se convirtió en una de las cintas más emotivas de finales de los ochenta, una declaración de amor hacia esa gran cosa llamada Cine que tanto ha hecho por llenar las grises vidas de individuos como el que esto suscribe. Aunque me cueste reconocerlo, a servidor todavía se le escapa la lagrimilla cuando ve ese desfile final de besos robados y otrora prohibidos por la vomitiva censura fascista. Pero ese es otro tema… 
En ese mismo 1989 Joe Dante andaba metido en una cinta que me gusta aún más que Cinema Paradiso, esa delicatessen que fue No matarás al vecino (The 'burbs) y que mantiene su efectividad por mucho que pasen los años. Pero Dante, quien apuesto a que está aún más enamorado del cine que Tornatore, se permitió el lujo en 1993 de estrenar su propia carta amorosa dedicada al celuloide, posando su mirada sobre un cine menos prestigioso que, sin embargo, es el…

Dredd (Dredd. Pete Travis, 2012)

Imagen
En 1989 el italiano Giuseppe Tornatore nos regalaba una película que no por moñas vamos a dejar de querer: Cinema Paradiso se convirtió en una de las cintas más emotivas de finales de los ochenta, una declaración de amor hacia esa gran cosa llamada Cine que tanto ha hecho por llenar las grises vidas de individuos como el que esto suscribe. Aunque me cueste reconocerlo, a servidor todavía se le escapa la lagrimilla cuando ve ese desfile final de besos robados y otrora prohibidos por la vomitiva censura fascista. Pero ese es otro tema… 
En ese mismo 1989 Joe Dante andaba metido en una cinta que me gusta aún más que Cinema Paradiso, esa delicatessen que fue No matarás al vecino (The 'burbs) y que mantiene su efectividad por mucho que pasen los años. Pero Dante, quien apuesto a que está aún más enamorado del cine que Tornatore, se permitió el lujo en 1993 de estrenar su propia carta amorosa dedicada al celuloide, posando su mirada sobre un cine menos prestigioso que, sin embargo, es el…

Grupo 7 (Grupo 7. Alberto Rodríguez, 2012)

Imagen
En 1989 el italiano Giuseppe Tornatore nos regalaba una película que no por moñas vamos a dejar de querer: Cinema Paradiso se convirtió en una de las cintas más emotivas de finales de los ochenta, una declaración de amor hacia esa gran cosa llamada Cine que tanto ha hecho por llenar las grises vidas de individuos como el que esto suscribe. Aunque me cueste reconocerlo, a servidor todavía se le escapa la lagrimilla cuando ve ese desfile final de besos robados y otrora prohibidos por la vomitiva censura fascista. Pero ese es otro tema… 
En ese mismo 1989 Joe Dante andaba metido en una cinta que me gusta aún más que Cinema Paradiso, esa delicatessen que fue No matarás al vecino (The 'burbs) y que mantiene su efectividad por mucho que pasen los años. Pero Dante, quien apuesto a que está aún más enamorado del cine que Tornatore, se permitió el lujo en 1993 de estrenar su propia carta amorosa dedicada al celuloide, posando su mirada sobre un cine menos prestigioso que, sin embargo, es el…

Código de silencio (Code of silence. Andrew Davis, 1985)

Imagen
En 1989 el italiano Giuseppe Tornatore nos regalaba una película que no por moñas vamos a dejar de querer: Cinema Paradiso se convirtió en una de las cintas más emotivas de finales de los ochenta, una declaración de amor hacia esa gran cosa llamada Cine que tanto ha hecho por llenar las grises vidas de individuos como el que esto suscribe. Aunque me cueste reconocerlo, a servidor todavía se le escapa la lagrimilla cuando ve ese desfile final de besos robados y otrora prohibidos por la vomitiva censura fascista. Pero ese es otro tema… 
En ese mismo 1989 Joe Dante andaba metido en una cinta que me gusta aún más que Cinema Paradiso, esa delicatessen que fue No matarás al vecino (The 'burbs) y que mantiene su efectividad por mucho que pasen los años. Pero Dante, quien apuesto a que está aún más enamorado del cine que Tornatore, se permitió el lujo en 1993 de estrenar su propia carta amorosa dedicada al celuloide, posando su mirada sobre un cine menos prestigioso que, sin embargo, es el…

Infiltrados en clase (21 Jump Street. Phil Lord, Chris Miller, 2012)

Imagen
En 1989 el italiano Giuseppe Tornatore nos regalaba una película que no por moñas vamos a dejar de querer: Cinema Paradiso se convirtió en una de las cintas más emotivas de finales de los ochenta, una declaración de amor hacia esa gran cosa llamada Cine que tanto ha hecho por llenar las grises vidas de individuos como el que esto suscribe. Aunque me cueste reconocerlo, a servidor todavía se le escapa la lagrimilla cuando ve ese desfile final de besos robados y otrora prohibidos por la vomitiva censura fascista. Pero ese es otro tema… 
En ese mismo 1989 Joe Dante andaba metido en una cinta que me gusta aún más que Cinema Paradiso, esa delicatessen que fue No matarás al vecino (The 'burbs) y que mantiene su efectividad por mucho que pasen los años. Pero Dante, quien apuesto a que está aún más enamorado del cine que Tornatore, se permitió el lujo en 1993 de estrenar su propia carta amorosa dedicada al celuloide, posando su mirada sobre un cine menos prestigioso que, sin embargo, es el…

Get Carter (Get Carter. Stephen Kay, 2000)

Imagen
En 1989 el italiano Giuseppe Tornatore nos regalaba una película que no por moñas vamos a dejar de querer: Cinema Paradiso se convirtió en una de las cintas más emotivas de finales de los ochenta, una declaración de amor hacia esa gran cosa llamada Cine que tanto ha hecho por llenar las grises vidas de individuos como el que esto suscribe. Aunque me cueste reconocerlo, a servidor todavía se le escapa la lagrimilla cuando ve ese desfile final de besos robados y otrora prohibidos por la vomitiva censura fascista. Pero ese es otro tema… 
En ese mismo 1989 Joe Dante andaba metido en una cinta que me gusta aún más que Cinema Paradiso, esa delicatessen que fue No matarás al vecino (The 'burbs) y que mantiene su efectividad por mucho que pasen los años. Pero Dante, quien apuesto a que está aún más enamorado del cine que Tornatore, se permitió el lujo en 1993 de estrenar su propia carta amorosa dedicada al celuloide, posando su mirada sobre un cine menos prestigioso que, sin embargo, es el…

The cabin in the woods (The cabin in the woods. Drew Goddard, 2011)

Imagen
En 1989 el italiano Giuseppe Tornatore nos regalaba una película que no por moñas vamos a dejar de querer: Cinema Paradiso se convirtió en una de las cintas más emotivas de finales de los ochenta, una declaración de amor hacia esa gran cosa llamada Cine que tanto ha hecho por llenar las grises vidas de individuos como el que esto suscribe. Aunque me cueste reconocerlo, a servidor todavía se le escapa la lagrimilla cuando ve ese desfile final de besos robados y otrora prohibidos por la vomitiva censura fascista. Pero ese es otro tema… 
En ese mismo 1989 Joe Dante andaba metido en una cinta que me gusta aún más que Cinema Paradiso, esa delicatessen que fue No matarás al vecino (The 'burbs) y que mantiene su efectividad por mucho que pasen los años. Pero Dante, quien apuesto a que está aún más enamorado del cine que Tornatore, se permitió el lujo en 1993 de estrenar su propia carta amorosa dedicada al celuloide, posando su mirada sobre un cine menos prestigioso que, sin embargo, es el…

V/H/S (V/H/S. Adam Wingard, David Bruckner, Ti West, Glenn McQuaid, Joe Swanberg, Radio Silence, 2012)

Imagen
En 1989 el italiano Giuseppe Tornatore nos regalaba una película que no por moñas vamos a dejar de querer: Cinema Paradiso se convirtió en una de las cintas más emotivas de finales de los ochenta, una declaración de amor hacia esa gran cosa llamada Cine que tanto ha hecho por llenar las grises vidas de individuos como el que esto suscribe. Aunque me cueste reconocerlo, a servidor todavía se le escapa la lagrimilla cuando ve ese desfile final de besos robados y otrora prohibidos por la vomitiva censura fascista. Pero ese es otro tema… 
En ese mismo 1989 Joe Dante andaba metido en una cinta que me gusta aún más que Cinema Paradiso, esa delicatessen que fue No matarás al vecino (The 'burbs) y que mantiene su efectividad por mucho que pasen los años. Pero Dante, quien apuesto a que está aún más enamorado del cine que Tornatore, se permitió el lujo en 1993 de estrenar su propia carta amorosa dedicada al celuloide, posando su mirada sobre un cine menos prestigioso que, sin embargo, es el…

Crank: Veneno en la sangre (Crank. Mark Neveldine, Brian Taylor, 2006)

Imagen
En 1989 el italiano Giuseppe Tornatore nos regalaba una película que no por moñas vamos a dejar de querer: Cinema Paradiso se convirtió en una de las cintas más emotivas de finales de los ochenta, una declaración de amor hacia esa gran cosa llamada Cine que tanto ha hecho por llenar las grises vidas de individuos como el que esto suscribe. Aunque me cueste reconocerlo, a servidor todavía se le escapa la lagrimilla cuando ve ese desfile final de besos robados y otrora prohibidos por la vomitiva censura fascista. Pero ese es otro tema… 
En ese mismo 1989 Joe Dante andaba metido en una cinta que me gusta aún más que Cinema Paradiso, esa delicatessen que fue No matarás al vecino (The 'burbs) y que mantiene su efectividad por mucho que pasen los años. Pero Dante, quien apuesto a que está aún más enamorado del cine que Tornatore, se permitió el lujo en 1993 de estrenar su propia carta amorosa dedicada al celuloide, posando su mirada sobre un cine menos prestigioso que, sin embargo, es el…