Entradas

Mostrando entradas de agosto, 2012

Prometheus (Prometheus. Ridley Scott, 2012)

Imagen
Hay que ver cómo es la gente: treinta años pidiéndole a Ridley Scott que haga una nueva película de ciencia-ficción y, ahora que la hace, va todo el mundo y se pone a refunfuñar. Que si "esto no tiene sentido", que si "Blade Runner es una obra maestra irrepetible", que si "para ver esto me vuelvo a ver Alien, que esa sí era buena"... Hace poco, en una reunión social con personas a las que aprecio, de repente me vi acorralado en el instante en el que alguien mencionó la palabra "Prometheus" y todos comenzaron a lanzar improperios hacia la película. Entonces me fui arrinconando poco a poco, haciendo mutis por el foro, después de intentar defenderla tímidamente y ver cómo se apagaba mi voz ante el temor de ser expulsado del lugar, sin ni siquiera haber podido probar un bocado de la primera tanda de carne a la plancha.

Y mi mente se llenó de dudas: ¿Tan mala es la película? ¿Vimos cintas distintas? ¿Me he vuelto demasiado blando? ¿He perdido la cap…

Mis 5 películas favoritas de Tony Scott

Imagen
Tony Scott nos ha dejado haciendo ruido, como si fuera el héroe de alguna de sus películas, saltando al vacío desde el puente Vincent Thomas de Los Angeles y acabando voluntariamente con su vida sin que todavía sepamos el motivo (pese a que presuntamente dejó dos notas de suicidio, una en su oficina y otra en su coche). Habitualmente considerado el "hermano tonto de Ridley Scott", Tony era alguien que a muchos nos parecía mucho más regular e interesante, alguien que quizá no consiguiera obras imperecederas del calibre de Alien, el octavo pasajero (Alien. Ridley Scott, 1979) o Blade Runner (Ridley Scott, 1982) pero que sí logró mantener un nivel bastante alto en toda su filmografía, enmarcada dentro del cine de puro y duro entretenimiento, y para el cual dejó títulos tan fundamentales como Top Gun (1986), Superdetective en Hollywood II (Beverly Hills Cop II. 1987) o Enemigo público (Enemy of the state. 1998), sin olvidar aquella hipnótica rareza llena de erotismo con la que …

Artillería pesada: los brazos fuertes nunca mueren.

Imagen
Algunos ya hemos tenido la suerte de ver Los Mercenarios 2 y puedo asegurar, sin temor a equivocarme, que es una de las películas con más (y mejor) acción jamás filmadas, tan trepidante que a veces va más rápido de lo que nosotros somos capaces de procesar como espectadores, con tanta chulería que Tony Montana se sentiría intimidado al verla y con la mayor reunión de estrellas del género que jamás hemos visto. Todavía es pronto para saber hasta qué punto se convertirá en un éxito comercial fulgurante o si se quedará en tierra de nadie, pero sí es, desde el mismo momento de su concepción, el mayor regalo que los fans del cine de acción hemos recibido en nuestras vidas. 
Hayáis visto o no Los Mercenarios 2, habréis comprobado que llevamos una semana de infarto: tres trailers, tres, que nos han llenado de ilusión y han disparado nuestra adrenalina, haciéndonos soñar con un retorno al principio, a los orígenes del cine de peleas, tiros y explosiones, a los tiempos de las hostias como pan…

Terror en el fin del mundo (James Wallestein, 2011)

Imagen
James Wallestein es un personaje por el que no puedo evitar sentir cierto cariño, más allá de que no suela estar muy de acuerdo con su forma de entender el cine ni, sobre todo, de analizarlo. Pero me cae bien: no se le puede negar una personalidad de acero, una fuerza de voluntad envidiable para saber capear todas las críticas que le llegan por todos lados (la mayoría de ellas insultantes) y una constancia inquebrantable que le han permitido convertir a su Dimensión Fantástica (sobre todo, gracias a sus video-reviews) en un blog de culto. Y esto es innegable, nos guste más o nos guste menos su trabajo, independientemente de que uno entre en su bitácora buscando consejo, opinión o simplemente carcajadas (algo de lo que debe ser consciente el propio Wallestein, cada día más metido en su papel de gurú de Internet).

Debido a esta simpatía que siento hacia el personaje en cuestión, no es de extrañar que una de las primeras ideas que asaltaran mi mente cuando mi novia me regaló el Kindle f…

Los piratas del Mar de China (Project A / 'A' gai wak. Jackie Chan, 1983)

Imagen
Esto que voy a decir seguramente os parezca un sacrilegio. De hecho, es muy probable que lo sea, ajustándonos a ciertos parámetros que todos conocemos (el respeto a los clásicos, la adoración por Jackie Chan, etc.), pero ahí va: al contrario que a la mayoría de los fans, Los tesoros del Mar de China no me parece una obra maestra. Eso sí, cuidao, que nadie se ponga nervioso, esto no significa que desprecie los valores de la película, pero en honor a la verdad debo confesar que no se encuentra entre mis favoritas del amigo Jackie, alguien a quien, y esto lo quiero dejar muy claro, admiro profundamente y considero uno de los nombres más importantes de toda la historia del cine de acción, tanto oriental como occidental. 
Los piratas del Mar de China es una película importante, pero no redonda: sin tener que recurrir a comparaciones odiosas, ha sido superada por el propio Jackie Chan en varias ocasiones desde aquel lejano 1983, gracias a producciones que sabían conjugar mejor la acción cir…

Crónicas Cinéfagas: Estrena o Revienta.

Imagen
Tal y como está el patio, no me extraña que a la gente le asuste ir al cine. Por un lado está lo del loco este de Denver que ha matado a doce personas en el estreno de la última de Batman. Por lo visto se ha desatado una fiebre de terror, ha aumentado la venta de armas y la gente que todavía va al cine se pone nerviosa cada vez que alguien se levanta de su butaca para ir al baño. Aquí, en España, no podemos entrar con un arma en un cine (en algunos casos, ni siquiera con una botella de agua o un bocadillo que llevemos de casa), pero también empieza a dar miedo ir a pagar una entrada. A partir del 1 de septiembre, gracias esa subida del IVA tan maja que nos han colocado, ir al cine nos costará de media un euro más caro, que quizá no es mucho para los que vayan una vez al año, pero sí para los que vamos casi todas las semanas.

Con esto de los recortes y las subidas en los precios, no es de extrañar que los exhibidores anden angustiados: si ya va poca gente a las salas, menos irá a part…