Safe (Safe. Boaz Yakin, 2012)


Decía Noel Ceballos, en su crítica de Safe para Fotogramas, que Jason Statham "se ha convertido en algo parecido a una manta térmica para los amantes del cine de acción". Y ahí reside tanto la mayor virtud como el mayor defecto de la carrera que está desarrollando el actor inglés: sus trabajos están dirigidos exclusivamente a un público que reconoce y acepta plenamente cada uno de los clichés sobre los que se sustentan sus películas, un público que no exige nada más que lo de siempre, bien empaquetado y sin ínfulas de trascendencia. En este caso, Statham debe proteger la vida de una niña que sabe demasiado y que se encuentra en el punto de mira de las mafias china y rusa, además de un grupo de policías corruptos. Y se entrega a ello con la misma convicción y energía que aplica a su labor de protector de un género que parece condenado a extinguirse, pero que todavía puede dar algunos últimos coletazos de furia como el que nos ocupa o esa explosión que presumiblemente será Los Mercenarios 2 (The Expendables 2. Simon West, 2012).

Sé lo que estáis pensando: que la imagen del bueno de Jason con smoking y apuntando con un arma ya os la sabéis de memoria... y que The Mechanic (Simon West, 2011), Blitz (Elliott Lester, 2011) y Asesinos de élite (Killer elite. Gary McKendry, 2011) podrían haber dado algo más de sí. Pero no os miento cuando os digo que Safe supone la cinta más potente que Jason Statham ha protagonizado en los últimos años, cuando ya se apreciaban ciertos signos de desgaste en el actor y se intuía una relativa desgana en los proyectos en los que se embarcaba. Aquí recuperamos al Statham más violento y cáustico y, de paso, la figura del antihéroe reacio que no puede permitirse dejar pasar la oportunidad de salvar una vida inocente a costa de unos cuantos malvados, como tampoco puede evitar soltar una frase lapidaria antes de darles matarile. Siempre con la sensación de que realmente no disfruta haciéndolo, pero con la convicción de que si él no reparte justicia, nadie más lo hará.

Dicho todo esto, no hay que ser muy listo para darse cuenta de que Safe es más o menos lo de siempre. De hecho, es fácil acordarse de Mecury Rising (Harold Becker, 1998) o Justa venganza (Wake of death. Philippe Martinez, 2004), especialmente de esta última, protagonizada por Jean-Claude Van Damme y también con la mafia china como antagonista. Pero Boaz Yakim se reserva algún que otro espacio para la innovación, aunque sea tímidamente: habría que destacar esa persecución de coches en la que el retrovisor adquiere valor narrativo, así como la pericia con la que consigue escamotear dos peleas (la primera cuando nos presentan al personaje de Statham sobre un ring y la segunda durante el clímax final) sin que nos enfademos por ello. Aunque, quién sabe, quizá se deba a que Yakin (que dirigió un peliculón en 1994 llamado Fresh que tenéis que ver... aunque no sea de acción precisamente) no sabe muy bien qué hacer con la cámara en esos momentos en los que no le queda más remedio que mostrar a Statham repartiendo hostias, como parece demostrar esa pelea en un restaurante en la que se intuye una coreografía de lucha interesante que no puede ser disfrutada adecuadamente por el público debido a la confusa planificación y al engorroso montaje (ya sabéis, la moda imperante por culpa del Bourne de los cojones). Es el mayor problema, más allá de esa falta de una originalidad que no necesita, de una película que además proporciona a Statham la oportunidad de actuar algo más de la cuenta. Para el recuerdo debería quedar ese plano fijo en el que su personaje se desmorona emocionalmente mientras se le aproxima la cámara y el dolor, la desolación y las ansias de venganza quedan perfectamente reflejados en su rostro. Aunque sin duda lo más memorable de todo el conjunto acaba siendo el arsenal de insultos y sentencias que Statham dispara como una Uzi, algunas de las cuales incluso pueden arrancar carcajadas. No en vano, Yakin fue el guionista de dos pepinos como Vengador (The Punisher. Mark Goldblatt, 1989) y El principiante (The Rookie. Clint Eastwood, 1990) y sabe de qué va todo esto: hostias, tiros, risas, violencia, furia y velocidad... los materiales de los que están hechas nuestras películas favoritas.




MOTIVOS PARA VER 'SAFE':
1)Tiene tantas frases lapidarias como 'Commando' o 'Cobra'.
2)Statham vuelve a molar y a parecer el tipo más duro sobre el planeta Tierra.
3)Secundarios de lujo: Chris Sarandon, Robert John Burke y James Hong.
4)No habéis visto tanta acción por minuto en una pantalla de cine en años (al menos ciñéndonos al cine occidental).


MOTIVOS PARA NO HACERLO:
1)Algunas peleas son demasiado confusas.


Comentarios

  1. "Un genero que parece condenado a extinguirse"
    Eso quisieran algunos, pero disiento.
    "Bourne de los cojones"....AMÈN.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también me niego a pensar que este género va a morir, pero la cuestión es que no me gusta cómo se está reinventando y odio ver que lo que funciona en taquilla a mí me da dolor de cabeza.

      Eliminar
  2. A mi este hombre me parece cargado de adrenalina. Disfrute como un enano con él, en "Asesinos de élite" junto al viejo De Niro. Suerte con el nuevo blog.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Manurhill. Statham ahora mismo es el rey de la adrenalina, por eso es tan reconfortante siempre ver una peli nueva suya. A mí 'Asesinos de élite' me gustó algo menos de lo que esperaba, pero sí, merece la pena.

      Eliminar
  3. Para mi la mejor peli de JASON!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé si es mi favorita (a 'Transporter' y 'Crank' les tengo mucho cariño), pero sí que está entre las mejores que ha hecho este hombre.

      Eliminar
  4. Bueno para mi es mucho mejor que transporter, que me gusta pero para mi esta es superior. Crank es buenisima pero es un OVNI!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo creo que a 'Safe' le iré sacando todavía más provecho a medida que la vaya viendo más veces, como me ocurrió con 'Transporter' 1 y 2 (no tanto con la tercera) y como me pasó también con las dos partes de 'Crank', que es verdad que es una cosa rarísima, pero es tan atrevida y tan loca que me encanta.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Golpe de estado

La leyenda del luchador borracho

Diez terrores para Halloween (II)