MS1: Máxima seguridad (Lockout. James Mather, Stephen St. Leger, 2012)


Durante la promoción de 2013: Rescate en L.A. (Escape from L.A.. John Carpenter, 1996), secuela de la fundamental 1997... Rescate en Nueva York (Escape from New York. John Carpenter, 1981), el director y el protagonista (Kurt Russell) afirmaban que el único sitio del que podría escapar ya el mítico Snake Plissken sería del planeta Tierra. Eso, que en principio parecía simplemente una broma, alimentó la imaginación de los fans y durante años fue un proyecto soñado que todos ansiábamos. En 2006 parecía que Escape from Earth sería una realidad: corrieron rumores de que Paramount Pictures estaba más que interesada en el proyecto y que tanto Carpenter como Russell ya se encontraban trabajando en el guión. Lamentablemente, todo se quedó en eso... en un simple rumor y en una posibilidad frustrada de ver de nuevo a uno de los tipos más duros de todos los tiempos en pantalla grande.

Ahora llega a nuestros cines una cinta francesa que bien podría haberse titulado 2079: Rescate en el espacio y haber estado protagonizada por un Plissken criogenizado y descongelado en el futuro. Y es que el argumento, obra de Luc Besson, es prácticamente un plagio de las aventuras ideadas por Carpenter para el héroe del parche: el ex-agente de la CIA Snow (Guy Pearce) es arrestado, acusado de haber asesinado a un agente encubierto que tenía pruebas de que alguien de su equipo estaba traficando con secretos de estado. Cuando la hija del presidente de Estados Unidos, Emilie Warnock (Maggie Grace), es secuestrada en la MS1 (una cárcel espacial de máxima seguridad) por un grupo de presos amotinados, Snow tiene la oportunidad de redimirse si acepta la misión de viajar hasta la cárcel y rescatar a la joven. Snow se muestra reacio al principio, hasta se da cuenta de que en la MS1 podría encontrar pruebas de su inocencia, ya que allí está encerrado un viejo amigo suyo que podría ayudarle.

Como veis, los paralelismos con el díptico protagonizado por Kurt Russell son más que evidentes, aunque también resuenan ecos de Fortaleza Infernal (Fortress. Stuart Gordon, 1992) y su secuela, Fortaleza Infernal 2 (Fortress 2: Re-Entry. Geoff Murphy, 2000), sin olvidar ese guiño final a Cobra (Cobra. George P. Cosmatos, 1986) que a más de uno le hará soltar una carcajada o incluso una lagrimilla nostálgica. MS1: Máxima seguridad es pues un producto de Serie B consciente de su condición de refrito, una película de consumo rápido y limitadas ambiciones artísticas que sólo pretende resultar divertida. Lamentablemente, su eficacia descansa casi exclusivamente sobre los hombros de su protagonista, gracias a la labor de un inspiradísimo Guy Pearce que resulta creíble como action-hero (quién lo iba a decir) lacónico, implacable y adecuadamente sensible, lo suficiente para enamorarse de la protagonista y que su misión adquiera un significado distinto al inicialmente previsto. Su colección de chistes malos y su capacidad para recibir hostias y no perder el humor nos recuerdan al mejor Bruce Willis, mientras que se desenvuelve en las peleas con la soltura de un Sylvester Stallone. Snow carece de la capacidad subversiva de Snake Plissken, pero él es, insisto, lo mejor de una película que descuida un tanto el resto de elementos. Para empezar, un guión que, aparte de los guiños cómplices, no es capaz de tomarse con más ironía el arsenal de lugares comunes por los que transita, buscando además sorprender al espectador con algunos giros finales de dudosa necesidad. Quizá el libreto intenta compensar la falta de presupuesto, jugando al thriller para hacer intentar hacer olvidar al espectador que hay en la película bastante menos acción de la que cabría esperar, supongo que por falta de medios para llevar a cabo un mayor número de secuencias espectaculares. Y, en este sentido, si bien hay que reconocer que algunas de las batallas espaciales están representadas con bastante convicción, otras rozan lo chapucero: esa persecución en moto durante los primeros minutos que resulta tan falsa como todos aquellos chromas y la infografía de... 2013: Rescate en L.A., pero con la diferencia de que aquella era una película de 1996 y, salvo excepciones, los efectos digitales todavía estaban lejos de poseer ese realismo del que pueden alardear hoy en día. Afortunadamente, hay otros momentos que compensan ese desaguisado, como esa lucha en pleno túnel de ventilación gigantesco que recuerda tanto a Daylight: Pánico en el túnel (Daylight. Rob Cohen, 1996) como a Operación Cóndor (Armour of God II: Operation Condor. Jackie Chan, 1991).

En resumidas cuentas, MS1: Máxima Seguridad es una película que oscila entre lo ridículo y lo agradable, destinada sobre todo a los fans de la acción mezclada con la ciencia-ficción y que podría haber resultado más disfrutable de haber contado con algo más de presupuesto, o de un mejor aprovechamiento del que tiene (20 millones de dólares), que le hubiese permitido recrearse más en los momentos explosivos y no tener que rellenar minutos con una intriga de pacotilla y unos diálogos innecesarios. Aún así, y tal y como está el patio, es una de las propuestas más sensatas de la cartelera, por macarra y verbenera. 



MOTIVOS PARA VER 'MS1: MÁXIMA SEGURIDAD':
1)Descubrir a Guy Pearce como héroe de acción.
2)Nos hace soñar con lo que podría haber sido esa película espacial dirigida por John Carpenter y protagonizada por Kurt Russell.
3) El guiño final a 'Cobra'.

MOTIVOS PARA NO HACERL
O:
 
1)Algunos efectos especiales son bastante cutres.
2)No tiene tanta acción como cabría esperar.



Comentarios

  1. Si te ha traido recuerdos de aquellas dos joyitas de maese Carpenter...me la apunto!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Está a mucha distancia de las pelis de Plissken, claro, pero sí es cierto que resulta imposible no acordarse de ellas mientras la ves. Ya me dirás qué te parece.

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. Ya te comenté que no es un peliculón, pero creo que sí te puede gustar.

      Eliminar
  3. Guy Pearce es de esos hombres que te hacen replantearte tu heterosexualidad. Lo veo capaz de cualquier cosa y es de los actores menos aprovechados que conozco. Me chifla.
    Incluso en aquella adaptación de La máquina del tiempo estaba estupendo.
    Me apunto la peli, que ahora que lo pienso, está en cartel desde hace un tiempo en Badajoz (pero de Munrise Kingdom o Extraterrestre nada...).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, pues no había tenido ese efecto en mí el bueno de Pearce. Pero, eh, allá cada cual con sus enamoramientos masculinos (el mío es con Ryan Gosling, lo reconozco). La verdad es que no tengo al actor entre los que me vuelvan loco, pero aquí funciona a la perfección y se come a todo el reparto. Si vas a ir a verla, hazlo ya, porque me da que la quitarán este viernes.

      Y, cierto, de 'Moonrise Kingdom' y 'Extraterrestre' nada... y me temo que van a hacer lo mismo con 'Lobos de Arga', que me muero por ver.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Golpe de estado

La leyenda del luchador borracho

Diez terrores para Halloween (II)