Crónicas Cinéfagas: The Incredible Melting Man.


O lo que sería en nuestro idioma algo así como “El increíble hombre que se derrite”, título original de una repulsiva película que conocimos en España como VISCOSIDAD (William Sachs, 1977) y que a un servidor le fascinaba cuando era pequeño. ¿Que por qué me acuerdo ahora de esta cinta sobre el hombre gelatinoso? Pues porque, como no remita la ola de calor que estamos sufriendo en el momento de escribir estas líneas, algunos vamos a acabar así por la calle, derretidos como la cera y sobre la acera. Así o a hostias con cualquiera. Porque, como es bien sabido, el calor agota, sí, pero también violenta. 

Y es que, como diría Perogrullo, el calor es muy malo. Y no es lo mismo pasarlo en la playa, con el mar cerca, una sombrilla y tinto de verano, que sufrirlo en el trabajo o mientras intentas dormir. Luego pasa lo que pasa: que te cabreas, empiezas a pensar cosas raras y quieres matar a tu vecino. Que se lo digan a David Berkowitz. Este tipo, nacido en Brooklyn en 1953, mató a seis personas en Nueva York entre julio de 1976 y agosto de 1977. El muchacho, también conocido como El Hijo de Sam (Son of Sam), decía que cometía esos crímenes animado por el perro de su vecino, que había sido poseído por un demonio y le daba órdenes. ¿Demasiado sol sobre su calva? Spike Lee filmó en 1999 una cinta que se acercaba a la figura de este psicópata, bajo el título de S.O.S. – SUMMER OF SAM (NADIE ESTÁ A SALVO DE SAM). Y, en ella, situaba a sus personajes bajo una insoportable ola de calor que hacía mella en sus estados de ánimo. Algo parecido a lo que ocurría en HAZ LO QUE DEBAS (DO THE RIGHT THING. Spike Lee, 1989), en la que el director ya inundaba a sus personajes en sudor, presentando los conflictos raciales que se producían en un barrio de Brooklyn entre afroamericanos, vietnamitas, hispanos e italianos, acrecentados por otro insoportable empacho de calor que los protagonistas sofocaban como podían. 

Pero puede ser peor: te puede pillar el bochorno en pleno atasco y fallarte el aire acondicionado del coche. Michael Douglas se quedaba atorado en mitad de una autopista de Los Ángeles en UN DÍA DE FURIA (FALLING DOWN. Joel Schumacher, 1992), bajo un clima asfixiante. Su personaje era un tipo normal, como tú y como yo, que sólo quería volver a casa después de un mal día. Pero algo hacía masa en su cerebro y se transformaba en un tipo agresivo que pagaba sus frustraciones con cualquiera que se cruzara en su camino. Incluso utilizando un lanzacohetes. Así que, una recomendación: si la crisis les deja y todavía son de los que piensan que la cultura hay que pagarla, dense una oportunidad y métanse en un cine cuando sea imposible permanecer en la calle. Quién sabe, quizá con un poco de suerte incluso terminen viendo una buena película... y lo más importante: dentro se está fresquito y, al menos durante unas dos horas, uno olvida (o casi) la que nos está cayendo encima. Y con esto no me refiero al calor.

____________________

Texto publicado originalmente en la edición impresa de Crónicas de un Pueblo

Comentarios

  1. Ahora mismo estoy flipando. Justo ayer vi esa pelicula!!! Vaya casualidad. Por cierto, cutre hasta reventar...y con las peores actuaciones de la historia, vamos. Me rei un rato.
    Lo dicho, ha habido conexion telepatico/cinefila...o algo. Jejeje un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Qué probabilidades hay de que dos amigos que sólo se conocen por los comentarios del blog y están a kilómetros de distancia se acuerden al mismo tiempo de 'Viscosidad'? Sí es casualidad, sí, jejeje. Yo hace años que no la veo, pero sí recuerdo que la última vez ya se me hizo un poco cuesta arriba. Aún así, le sigo teniendo cariño.

      Eliminar
  2. Lo mejor de "Viscosidad" es la escena de los viejos que se paran a coger limones en un sembrao de noche...pa' que los pille "viscosito" jajaja. Por no hablar del anodino protagonista y su anodina mujer...o la banda sonora totalmente "random" e improvisada. Es una de esas peliculas para ver entre amigos y reirse un rato, sin duda.
    La tenia hace años y no me decidi a verla hasta anteayer porque intuia lo que me esperaba.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí me da un poco de pereza volver a verla, la verdad. Aunque nunca se sabe. A veces me dan esos arrebatos que siempre, o casi siempre, conducen a pensar "¿y esta mierda me gustaba tanto?", como me pasó con 'La lámpara' o 'Pesadilla en la playa'.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Golpe de estado

La leyenda del luchador borracho

Diez terrores para Halloween (II)