Amnesia: The Dark Descent (Frictional Games, 2010)






El terror: esa sensación que odiamos y de la que huimos en la vida real. Y, al mismo tiempo, esa experiencia que buscamos desesperadamente en el cine cuando comenzamos a ver una película de horror o en la literatura cuando abrimos las páginas de un libro de misterio. La mayoría de cintas de miedo no consiguen ponernos la piel de gallina, más allá de algún que otro susto tramposo. Una novela puede llegar a inquietar más, pero requiere un mayor grado de abstracción y, en ocasiones, su efectividad está marcada también por el grado de imaginación del lector. Sin embargo, podemos decir que el terror ha encontrado en el mundo de los videojuegos el vehículo perfecto para manifestarse, al proporcionar al usuario una experiencia de inmersión mucho más pronunciada que otros medios. Ya ocurría con las aventuras conversacionales de los viejos ordenadores de 8 bits, pero aquello no dejaba de ser literatura interactiva. Los avances tecnológicos nos han regalado la oportunidad de vivir de una manera más cercana y realista historias capaces de helarnos la sangre, títulos que trascienden su condición de "juegos" para convertirse en algo más, en una experiencia íntima con la que enfrentarse cara a cara, y de manera segura, con el más puro terror. 

Amnesia: The Dark Descent es un ejemplo perfecto de ello. Se trata de una aventura en primera persona, desarrollada por Frictional Games (los mismos responsables de la trilogía Penumbrade manera independiente, que sumerge al jugador en un estado de incomodidad y desconcierto totales, hasta tal punto que a veces se hace difícil jugar muchos minutos seguidos sin que esa inquietud nos supere y tengamos que desconectar del juego. En él nos metemos en la piel de Daniel, un tipo que se despierta en un castillo desierto y aparentemente abandonado sin recordar quién es, cómo ha llegado hasta allí ni qué significan esos flashes que atacan su cerebro en forma de vestigios de un pasado que quizá ha querido olvidar. A partir de ahí, nuestra misión consiste en explorar el castillo buscando pistas que nos ayuden a desentrañar el misterio, para lo cual tendremos que resolver puzzles y sobrevivir a los ataques de extrañas criaturas. 

¿Alguien ha dicho Resident Evil? Pues no. Ni siquiera Silent Hill (aunque la complejidad argumental puede recordar a la segunda parte de esta saga). Para empezar, el punto de vista es distinto, como ya hemos dicho, ya que lo vemos (y oímos, porque el sonido también es un elemento crucial en el juego) todo en primera persona. Y, lo más importante, no contamos con ningún arma, ningún poder o cualquier objeto que nos permita enfrentarnos directamente a las criaturas con la que nos encontramos. Son pocas, pero absolutamente grotescas e imposibles de destruir. Porque, repito, no hay objeto con el que enfrentarse a ellas, ni siquiera la mísera tubería de rigor. Lo mejor es apartarse de la luz, ya que eso las atrae. ¿Y qué significa eso? Pues que os vais a pasar la mayor parte del juego a oscuras, algo que nos puede salvar la vida, pero que también nos dificulta la tarea, puesto que es muy fácil perderse por los escenarios. ¿Sencillo, verdad? Pues esperad, que aún hay más: Daniel comienza a actuar de manera errática cuando lleva demasiado tiempo alejado de una fuente de luz... así que a veces os veréis sudando para encontrar una maldita vela o para encontrar combustible para vuestra lámpara de aceite. 

Como veis, Amnesia: The Dark Descent no es precisamente un paseo por el parque, pero es adictivo como la nicotina. Una obra maestra que se ampara en la sencillez de su jugabilidad, tan desprovista de artificios como profundamente deliciosa.





MOTIVOS PARA JUGAR 'AMNESIA: THE DARK DESCENT':
1)La sensación de indefensión que provoca en el jugador. 
2)Da auténtico miedo. 
3)Un suspense progresivo y bien medido. 
4)No te obliga a resolver todos los puzzles en un orden concreto.
5)Está hecho de manera independiente y se nota que no se ha programado pensando en la mayoría.


Comentarios

  1. Ya sabe usted que adoro este juego.
    Por si no lo sabe, pronto saldrá una continuación programada a medias con los responsables de Dear Esther: Amnesia A machine for pigs
    http://www.youtube.com/watch?v=4CagMNLxa9M

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro que lo sé, de hecho si lo descubrí fue gracia a ti.

      No sabía nada de la secuela. He visto el tráiler y a priori parece más de lo mismo. Así que BIEN.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Golpe de estado

La leyenda del luchador borracho

Diez terrores para Halloween (II)